Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Absoizomosa

Helecho Macho

Los científicos modernos con sus SABIHONDESES están acabando con los frutos que la GRAN NATURALEZA nos ha dado para la alimentación.

Hoy en día están de moda los injertos vegetales, los científicos Norte-Americanos con sus SABIHONDESES han hecho de las frutas una verdadera fiesta para los ojos.

Uno se asombra al ver el tamaño de las Naranjas, limas, uvas, manzanas, etc. de California.

Un dicho vulgar dice que "NO TODO LO QUE BRILLA ES ORO", ese dicho es muy sabio.

Esas frutas son producto de los injertos vegetales, esas frutas con toda su belleza deslumbrante va prácticamente no contienen nada de lo dispuesto por la MADRE NATURALEZA para la existencia normal de los seres.

Los modernos científicos están muy lejos de sospechar siquiera que cuando cualquier planta es injertada, ya no puede captar el tipo especial de ondas vibratorias del cosmos, fundamentales y necesarios para la vida, entonces es lógico que se produce una adulteración en el fondo vital del fruto.

Los SABIHONDOS naturalmente no creen estas cosas, ni las saben, ni las sospechan, ellos sólo ven en los frutos las TEORÍAS que tienen metidas en sus cabezas las substancias químicas que estudiaron en el laboratorio, etc. ellos no son capaces de ver el fruto en sí mismo, de ver eso que KANT llama LA COSA EN SI.

Los Sabios Venerables de los ANTIGUOS TIEMPOS supieron ver la COSA EN SI el fruto en sí mismo y conocieron los resultados de estos famosos INJERTOS.

Cuando un árbol, o una planta cualquiera es injertada, alcanza un estado definido por la ciencia de los viejos Hierofantes arcaicos, con el extraño y exótico nombre de ABSOIZOMOSA.

En ese estado definido con esa misteriosa palabra ARCAICA, es sabido que la planta o árbol, absorbe del ambiente ciertas substancias cósmicas que no alimentan y sólo sirven realmente para recubrir la presencia subjetiva automáticamente auto-reproductora.

Cuando el árbol se halla en el estado de pureza original, es claro que atrae del PROTOCOSMOS las substancias VITALES necesarias para la alimentación de los seres, pero cuando su estado original es adulterado, ya el árbol pierde esa capacidad fundamental.

Las frutas que son hijas del ADULTERIO, resultan de hermosa presencia, pero inútiles para la alimentación de la especie humana.

Los Sabios Venerables de los ANTIGUOS TIEMPOS supieron ver la COSA EN SI el fruto en sí mismo y conocieron los resultados de estos famosos INJERTOS.

Cuando un árbol, o una planta cualquiera es injertada, alcanza un estado definido por la ciencia de los viejos Hierofantes arcaicos, con el extraño y exótico nombre de ABSOIZOMOSA.

En ese estado definido con esa misteriosa palabra ARCAICA, es sabido que la planta o árbol, absorbe del ambiente ciertas substancias cósmicas que no alimentan y sólo sirven realmente para recubrir la presencia subjetiva automáticamente auto-reproductora.

Cuando el árbol se halla en el estado de pureza original, es claro que atrae del PROTOCOSMOS las substancias VITALES necesarias para la alimentación de los seres, pero cuando su estado original es adulterado, ya el árbol pierde esa capacidad fundamental.

Las frutas que son hijas del ADULTERIO, resultan de hermosa presencia, pero inútiles para la alimentación de la especie humana.

Samael Aun Weor. Transformación social de la humanidad.

Se hacen injertos, a una rama se le injerta otra de un vegetal dizque para mejorar los frutos, queriendo los sabihondos corregir a la Naturaleza. Lo que hacen son adefesios. Los injertos no llevan la misma fuerza natural viviente del Megalocosmos. Los frutos adulterados ingeridos, vienen a dañar el cuerpo humano desde el punto de vista energético.

Sin embargo, los sabios se sienten satisfechos con sus experimentos. No entienden que cada árbol capta energía, la transforma y retransmite a los frutos. Al alterar el árbol se alteran las energías del Megalocosmos y ya ese fruto no es lo mismo, es producto de un adulterio que va a dañar a los organismos.

Empero, los científicos materialistas creen que saben, cuando en realidad de verdad, no saben. No sólo ignoran, sino que es peor, ignoran que ignoran.

Se hacen inseminaciones artificiales, se extraen de un organismo las células vivificantes, el famoso zoospermo, y ya por eso piensan los sabios que están creando vida. No se dan cuenta que sólo están utilizando lo que la naturaleza ya ha hecho.

Samael Aun Weor. Revolución de la Dialéctica.


Fotografía: Helecho. Tomada por Jenaro Ismael Reyes Tovar

Glosarios| Regresar al Índice de Palabras |