Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Libro: Enseñanzas Secretas del Popol Vuh

CAPÍTULO 2.

LA MUERTE DE LOS MAGOS

La Muerte de los Magos. Enseñanzas Secretas del Popol Vuh. Gnosis

 A  continuación se relata cómo nuestros defectos psicológicos (los de Xibalbá) se hacen dueños de todos nuestros valores trascendentales del alma, a través de la muerte de los Magos (Ahpú).

«Los cuatro mensajeros de Xibalbá anuncian a los Magos (Ahpú) que deben partir al inframundo para enfrentarse en el juego de pelota con sus señores. Los Magos (Ahpú) les piden sólo el tiempo para despedirse de su madre Antigua-Ocultadora (Ixmucané) y de los hijos de Supremo-Maestro-Mago (Hun-Hunahpú). Antiguo-Secreto (Ixpiyacoc) y Paridora de Monos (Ixbaquiyaló), habían muerto»

El que Antiguo-Secreto (Ixpiyacoc), es decir, nuestro Ser, el padre que está en secreto, al igual que Paridora de Monos (Ixbaquiyaló), esposa de Supremo-Maestro-Mago (Hun-Hunahpú), hayan muerto, indica que cada vez nos alejamos de los valores eternos del espíritu, que cada día nos materializamos más y más, que nos alejamos de la luz de la sabiduría divina.

«Antigua-Ocultadora (Ixmucané) llora al ver que se despiden sus hijos y éstos le dicen: “Madre, que no hemos muerto todavía, deja que partamos, ya volveremos para jugar nuevamente” y Supremo-Maestro-Mago (Hun-Hunahpú) dirigiéndose a sus dos hijos les dijo: “Calienten el corazón de la Abuela, calienten este hogar en ausencia de nosotros”, y entonces partieron»

Es increíble encontrar las técnicas de la psicología gnóstica revolucionaria en estos diálogos enigmáticos, al llorar la abuela por la suerte que podrían correr sus hijos, es decir, por sufrir por lo que pudiera suceder en el futuro, y con la frase “que no hemos muerto todavía”, nos aclaran que hay que aprender a vivir de momento en momento, en la filosofía de la momentaneidad, en el Recuerdo de Sí. Tal como dijeran los maestros del budismo: “Si caminan, caminen”, unir nuestra conciencia a lo que hacemos.

Lamentablemente nosotros generalmente nos vamos al futuro o al pasado y por ello es que vivimos tan amargamente. Todos los más grandes sabios, nos han insistido en que vivamos el presente intensamente, cada segundo de nuestra vida es importantísimo, pero no un segundo antes, ni un segundo adelante, sino este momento.

Y al mismo tiempo, nos sugieren, que no hay que olvidarnos de nuestra Madre Divina, que calentemos el corazón de la abuela, que nuestra Madre Divina es realmente quien puede guiarnos en la senda de la revolución de la conciencia y al olvidarnos de ella, nos extraviamos y caemos en el error.

El Descenso al Inframundo

El inframundo, la región de Xibalbá, no es otra cosa que ese mundo invisible para los ojos, pero mucho más real que el mundo físico, en el cual pasamos gran parte de nuestra vida, es decir, nuestro propio mundo interior, nuestros estados inconscientes, subconscientes e infra conscientes.

«Custodiados por los cuatro búhos, los Magos (Ahpú) se dirigen al inframundo (Xibalbá), y pasan por un río de agua hirviendo y un río de sangre, no beben de sus aguas, ayudándose de sus cerbatanas para cruzar sin daño alguno»

Los ríos de agua hirviendo y de sangre, son las pasiones animales brutales, que fácilmente podemos identificar con un poco de observación y que poniendo en juego nuestra voluntad podemos pasar victoriosamente con la ayuda de nuestra cerbatana, siendo esta última el símbolo de una correcta forma de utilizar las energías creadoras.

«Descienden barrancos y llegan a la entrada de Xibalbá, estando ésta entre cuatro caminos: negro, blanco, amarillo y rojo; y el camino negro les dijo: “Entrad por este camino, pues yo soy el camino del señor”»

Si hemos estudiado la alquimia medieval, nos sorprenderemos al encontrar aquí exactamente los cuatro colores de los procesos alquimistas: el cuervo negro, la paloma blanca, el águila amarilla y el faisán rojo, procesos del trabajo con la magia del amor, oportunidad que a todo Iniciado se le entrega para avanzar espiritualmente.

El descenso por las barrancas para llegar a la región del inframundo (Xibalbá) es el símbolo de la oportunidad que se llega a tener de practicar los misterios en el matrimonio, pero tal y como lo anuncian los alquimistas debe purificarse el sacramento del amor, debe unirse lo espiritual al amor.

Lamentablemente muchos de los que iniciamos este trabajo, nos estancamos, tomamos el camino negro, nos llenamos de pasiones animales y nunca purificamos el trabajo.

«Llegaron a una caverna, donde estaban reunidos Supremo-Muerto (Hun-Camé), Principal-Muerto (Vucub-Camé) y los diez príncipes de Xibalbá, pero les habían tallado para engañarlos, dos monigotes de madera imitando a los jefes supremos, así que al llegar los Magos (Ahpú) y ver estos monigotes de madera engañados, dijeron: “Salud Supremo-Muerto (Hun-Camé), Salud Principal-Muerto (Vucub-Camé)”, soltándose a reír en carcajadas todos los de Xibalbá, al ver que había dado resultado su estratagema»

Muchos creemos conocernos a sí mismos, nos suponemos buena gente, bondadosos, serviciales, buenos padres, buenos hijos, buenos ciudadanos, en síntesis somos unas “mansas ovejas”.

Pero eso es lo que nos hacen creer nuestros defectos, se ríen de nosotros a carcajadas, nos engañan en todo momento. Somos crueles con los hijos y los golpeamos, pero nosotros estamos firmemente convencidos de que somos justos y que es por su propio bien. Somos extremadamente celosos, pero creemos que en realidad actuamos con amor. Criticamos a todo el mundo, pero pensamos que es para ayudarlos y encaminarlos por el buen camino; todo esto no es otra cosa que los Yoes-defectos engañándonos en todo momento.

«“Vengan les tenemos preparado un asiento”, les dijeron los de Xibalbá a los Magos (Ahpú), que en realidad era una piedra previamente calentada, y al sentarse se quemaron. Se burlaron todo cuanto pudieron de Supremo-Maestro-Mago (Hun-Hunahpú) y de Principal-Maestro-Mago (Vucub-Hunahpú) sintiéndose que ya los habían vencido»

La piedra de tropiezo y roca de escándalo de la Biblia, es la misma piedra que les prepararon los de Xibalbá para que se quemaran y así vencerlos, son tentaciones sexuales en las que en la vida nos vemos metidos y que por no andar en un estado consciente fracasamos, caemos en adulterios con todas sus fatales consecuencias.

La Casa Oscura (Quequma Ha)

Al día siguiente por la mañana se enfrentarían los Magos con los señores de Xibalbá en el juego de la pelota, pero antes tendrían que pasar la noche en la Casa Oscura. Los señores de Xibalbá tenían varias casas para derrotar a sus enemigos: La oscura, la del hielo, la de las navajas, la de los jaguares, la del fuego y la del murciélago. La primera de ellas era la Casa Oscura.

«“Id a la Casa Oscura, mañana jugaremos”, les dijeron, y les envían con los mensajeros un palo de madera de pino resinosa (ocote) y un cigarro, para que se alumbren durante la noche, pero les advierten que a la mañana siguiente deberían regresarlos»

Así como los de Xibalbá tienen muchas casas para derrotar a sus enemigos, así nuestros defectos psicológicos tienen muchos sistemas para que fracasemos, para seguir siendo sus esclavos, para que sigamos alimentándolos indefinidamente.

Pero uno de sus sistemas más usados, es la Casa de la Oscuridad, sólo tinieblas hay en esa casa, no hay luz. La luz es la gnosis, la sabiduría, las claves para auto realizarnos, los sistemas reales para auto conocernos. Pero a la inmensa mayoría de los que vivimos en el mundo, no nos interesan estas enseñanzas, las rechazamos por parecernos muy difíciles o duras.

Es entonces que aprovechan los defectos psicológicos para darnos una falsa luz, el ocote es una madera de pino resinosa que si bien enciende muy rápido, así de rápido se apaga. Nos da sólo una luz fugaz, símbolo de las falsas enseñanzas que hoy en día abundan como la mala hierba, las escuelas, religiones y sectas que son “llamaradas de petate”, que no tienen un basamento sólido, que son superficiales, no enseñan cómo desintegrar los defectos, no enseñan cómo trasmutar nuestras energías, ni se interesan en servir desinteresadamente a la humanidad.

«A la mañana siguiente, los Magos se presentan ante los Jefes supremos de Xibalbá y ellos les piden su rama de ocote y el cigarro, al no presentárselos, los condenan a muerte»

Eso es lo que nos ofrecen muchas religiones, filosofías y escuelas de la actualidad, nos enfrascan en dogmas, teorías inservibles, creencias vanas y nos llevan a la muerte de los únicos valores de conciencia que teníamos, nos absorben completamente los señores de Xibalbá o Yoes-defectos que nos tienen dominados y acaban con las pocas virtudes incipientes.

«Los Magos (Ahpú) son decapitados y sus cabezas las cuelgan en un árbol que nunca había dado frutos, pero esa noche, fue la más silenciosa jamás recordada, y al día siguiente el árbol se cubrió de frutos y las cabezas de Supremo-Maestro-Mago (Hun-Hunahpú) y Principal-Maestro-Mago (Vucub-Hunahpú) se confunden entre los demás frutos»

Este es el triste momento en el que nos encontramos, nuestros Yoes-defectos han decapitado o acabado con nuestros valores del alma, con el amor, con la caridad consciente, con la bondad, con la diligencia, altruismo, templanza, etc.

«Ante estos hechos inusitados sucedidos en el árbol donde colgaron las cabezas de los Magos (Ahpú), los jefes supremos de Xibalbá prohíben terminantemente que jamás se dirijan a este árbol»

Así estamos la humanidad entera, lejos de los valores reales del ser humano, y odiando todo aquello que tenga siquiera un poquito el sabor a un cambio verdadero, lejos de la verdad.