Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Arcano 72. La Purificación

Arcano 72. La Purificación

AM: El Principio de la propia Redención.

AT: “Oye la Doctrina de tu Padre, y no desdeñes la dirección de tu Madre”.

AV: Marte.

Letra: O.

Nº 9

EG: Hay limpios propósitos a su respecto; no crea en halagos; su ideal puede concretarse.

D: Ingenuidad; compra afortunada; noticia oportuna.

R: Aflicción; fortuna tras mucho esfuerzo laborioso.

La purificación, es la acción y efecto de purificar o purificarse. Lo cual implica limpiarse de toda impureza. Se dice que Dios acrisola a las almas por medio de las aflicciones o pruebas. En Alquimia se acrisolan los metales por el fuego.

La Auto-Realización Intima del Ser es muy grave, gravísima; ha de pasar uno por torturas espantosas: muchas veces tiene uno que renunciar a lo que más ama, tiene uno que estar dispuesto a perder lo más querido, “lavar los pies en la sangre del corazón”.

Necesitamos purificar nuestra propia luz para que la gran luz nos salve de acuerdo a la Gnosis. La luz Interior individual debe ser purificada mediante la desintegración de los agregados psíquicos. Necesitamos que la gran Luz nos perdone realmente.

Los seres luminosos y el ser luminoso, dentro de nosotros, quieren purificarnos. Sólo es posible la purificación desintegrando los elementos psíquicos indeseables de nuestra psiquis.

La desintegración de cualquier Agregado Psicológico sólo es posible a base de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios. Jamás sería posible la desintegración de los elementos psíquicos indeseables, sin el auxilio de nuestra Divina Madre interior.

Inferimos entonces, que el Ego con sus emanaciones materiales o hidrógenos muy pesados, pertenecientes a los mundos infiernos, ha contaminado la mente, el corazón y el sexo, sobre todo con sus violentas emanaciones pasionales, y que nos toca ahora trabajar sobre sí mismos para eliminar «Yoes», tal como este Arcano Menor Nº 72 nos está sugiriendo.

Dicho en forma más sencilla: Debemos reconquistar la infancia perdida o pureza primigenia en la mente, el corazón y el sexo, lo cual sólo es posible desintegrando «Yoes». Es necesario aprender a vivir sabiamente, refinar nuestros sentidos, refinar nuestra conducta, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.

De nada sirve tener una gran cultura académica si no sabemos escuchar, si no somos capaces de descubrir lo nuevo de momento en momento. Necesitamos refinar la atención, refinar nuestros modales, refinar nuestras personas, las cosas, etc., etc., etc.

Es imposible ser verdaderamente refinado cuando no sabemos escuchar. Las mentes toscas, rudas, deterioradas, degeneradas, jamás saben escuchar, jamás saben descubrir lo nuevo.

Ser refinado es algo muy difícil y que requiere plena atención. Alguien puede ser persona muy refinada en las modas, trajes, vestido, jardines, automóviles, amistades, y sin embargo continuar en lo íntimo siendo rudo, tosco, pesado. Quien sabe vivir de momento en momento, marcha realmente por el camino del verdadero refinamiento. Quien tenga mente receptiva, espontánea, íntegra, alerta, camina por la senda del auténtico refinamiento. Quien se abre a todo lo nuevo abandonando el peso del pasado, los preconceptos, los prejuicios, recelos, fanatismos, etc., marcha triunfalmente por el camino del legítimo refinamiento.

La mente degenerada vive embotellada en el pasado, en los prejuicios, orgullo, amor propio, preconceptos, etc., etc. La Mente degenerada no sabe ver lo nuevo, no sabe escuchar, está condicionada por el amor propio.

La Educación Fundamental enseña a escuchar, enseña a vivir sabiamente. Los maestros y maestras de escuelas, colegios y universidades, deben enseñar a sus alumnos y alumnas el camino auténtico del verdadero refinamiento vital.

En tanto el Ser no haya resucitado continuaremos inconscientes y perversos, sumidos en el dolor; la muerte del ego y la resurrección del Ser en nosotros debe ocurrir durante la vida.

La Purificación:

La Purificación como acto depurador simboliza la virtud humana de auto-superación. el principio de la propia liberación.

Vemos en el centro de la lámina un signo AAB, baño depurador, ablución, depurarse ceremonialmente, pureza, sacerdocio. Los dos cántaros con las aguas purificadoras de la vida, lavan en el Iniciado toda impureza.

Él lleva en su mano diestra el símbolo maravilloso de la Cruz ANK Egipcia, como emblema de la transmutación alquímica y del crisol de fundición, es decir, donde debemos purificar nuestros metales viles, donde debemos transmutar el plomo en oro, a través de la eliminación radical del Ego.

Arriba RA con disco solar, emblema de la vida, del Ser, del Logos que encarnamos con la purificación interior. Abajo AN, EL PEZ nos señala el alma, pero en una simbología más profunda, en el cristianismo antiguo alegoriza al mercurio de los sabios, al Espíritu Santo, por eso lo vemos allí en las aguas espermáticas del primer instante.

Letra Hebrea Iod:

Quiere decir Mano: El vocablo significa operación, formación, causa eficiente, enseñanza teológica, perfección. Representa al Padre-Madre interior, los misterios del número 10 o IO.

Despierta actitud para conocer por inducción y deducción. (Estudiada en el Arcano 10, 28 y 50).

Fonograma Egipcio:

Como letra es la “I” y como vocablo se utiliza a veces como “UI” en cualquier caso está relacionado con la letra Hebrea Iod y con el valor numérico 10. Cuando se utiliza como el vocablo “UI” es símbolo de dualidad, es decir de los Misterios de “IO”, de Júpiter, el Padre.

El Símbolo Alquimista: Este símbolo en la Alquimia representa la idea de LUZ, DíA, DIEZ, DIOS. En la escritura Pasaje del Río representa a la misma letra Hebrea Iod.

Letra O:

Se relaciona con el número 18 y el planeta Marte. Está simbolizada por una esfera, atributo del mundo manifestado.

Planeta Regente:

Marte; Samael, Señor de la fuerza, es su rector, él es el 5º de los 7 Espíritus ante el trono del cordero, la 5ª voz.

Es el Dios de la guerra (guerra que debemos librar contra nosotros mismos, contra la naturaleza, contra todo para alcanzar la liberación final; como decían los aztecas: “La guerra florida o la guerra que hace florecer al corazón”.

La fuerza marciana, asimilada en la Esencia nos permite luchar con denuedo, tenazmente, incansablemente, vencer en las pruebas iniciáticas. Marte, el planeta de la guerra, de la fuerza. Este Arcano nos invita a comprender que la limpieza interior -psicológica- implica guerra contra sí mismos, contra la naturaleza, contra todo y contra todos, porque sólo el individuo revolucionario, el rebelde inteligente -mediante trabajos conscientes y padecimientos voluntarios- puede lograr esas «milenarias purificaciones».

Cualidad o virtud: La aplicación al trabajo esotérico, la obediencia al padre-madre interior, la humildad.

El defecto:

La negligencia, la desobediencia, la jactancia, el orgullo.

Prueba iniciática:

Las 4 pruebas de los Elementos y todas las pruebas para acrisolar la Auto-Realización Intima.

«Cuando el cuaternario inferior obedece fielmente al Espíritu, el resultado es la Iluminación. Mientras el cuaternario inferior no obedezca al Espíritu, es decir mientras la humana persona no sepa obedecer al espíritu es imposible la Iluminación». Samael Aun Weor

Axioma Trascendente: “Oye la doctrina de tu padre, y no desdeñes la dirección de tu madre”.

En este Arcano se encierra el principio de la propia liberación. Purificándonos íntimamente nos auto-liberamos, y para lograrlo tenemos que aprender a escuchar la voz aleccionadora del padre interno y seguir las directrices de nuestra madre divina, tal como se desprende del Axioma Trascendente que reza: «Oye la doctrina de tu Padre y no desdeñes la dirección de tu Madre».

La Doctrina del Ser es la ciencia de las incesantes purificaciones, vale decir, de las constantes transmutaciones o transformaciones de lo impuro en materiales puros, porque escrito está que «la cobra sagrada -la Mujer-Serpiente, nuestra Madre Divina- no come nada inmundo; ella sólo devora fuerzas, atributos, virtudes divinales, etc.»

No basta únicamente conocer o estudiar, dijéramos, el cuerpo de doctrina. Esa es una parte, pero no es todo. Se necesita llegar a la unión, dijéramos, de la doctrina o los principios doctrinarios (es decir, del conocimiento) con el Ser. Cuando el Ser y el conocimiento se integran, entonces de allí nace el esfuerzo consciente.

¿Cómo sabe uno que una persona posee un conocimiento, o mejor dicho, que posee realmente la comprensión? voy a decirles: de la unión del ser y del saber deviene la Comprensión. Es, dijéramos, la comprensión el medio idóneo que conecta al Ser y al Saber. Una persona puede tener conocimientos, pero si no ha logrado, pues, unir a esos conocimientos con el saber, pues no tendrá comprensión.

¿Y cómo sabe uno que una persona tiene los conocimientos, pero no posee la comprensión? Muy fácil: El que solamente tiene los conocimientos, no hace sino repetirlos, memorizarlos; pero si se le exige a una persona (que tiene esos conocimientos memorizados) que los exponga de las más diversas formas, y desde distintos ángulos, en forma espontánea y natural, no podrá hacerlo; se contentará con repetir, más o menos, lo que tiene acumulado en la memoria y eso es todo.

Pero quien posee la comprensión, puede hablar sobre cualquier parte de la doctrina en forma consciente, y explicarla desde los más diversos ángulos. ¿Por qué? Porque tiene la comprensión, porque ha llegado a la comprensión, y esta comprensión resulta, como ya les dije, de la unión del Ser y del Saber; eso es claro.

¿Cómo se podría llegar a esa unión? Mediante la fuerza del anhelo, mediante la inspiración. Sólo así se podría unir al Ser y al saber.

Cuando uno sí es comprensivo, cuando uno comprende la enseñanza, pues puede trabajar, verdaderamente, en forma consciente.

Elemento de predicción:

Promete: Ingenuidad, aflicción de espíritu, luz que ilumina y calienta; fortuna por medio del esfuerzo laborioso, compras afortunadas, noticias satisfactorias.

Adaptado de Cesar Owen. España.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |
Suscribirme