¿Que es la liberación final?

Respuesta del V.M. Samael Aun Weor

Incuestionablemente la Esencia puede escaparse del “Yo” a base de rigurosas disciplinas y gozar del éxtasis, empero, después de la dicha, retorna al interior del “Mí mismo”.

Quienes se han acostumbrado al éxtasis, sin haber disuelto el “Ego”, creen que ya alcanzaron la liberación, se autoengañan creyéndose Maestros y hasta Ingresan a la Involución sumergida.

Jamás nos pronunciaríamos contra el arrobamiento místico, contra el éxtasis y la felicidad del Alma en ausencia del EGO.

Sólo queremos poner énfasis en la necesidad de disolver “Yoes” para lograr la liberación final.

La Esencia de cualquier anacoreta disciplinado, acostumbrado a escaparse del “Yo”, repite tal hazaña después de la muerte del cuerpo físico, goza por un tiempo del éxtasis y luego vuelve como el Genio de la lámpara de Aladino al interior de la botella, al Ego, al Mí Mismo.

Entonces no le queda más remedio que retornar a un nuevo cuerpo físico, con el propósito de repetir su vida sobre el tapete de la existencia.

Muchos místicos que desencarnaron en las cavernas de los Himalayas, en el Asia Central, ahora son personas vulgares, comunes y corrientes en este mundo, a pesar de que sus seguidores todavía les adoren y veneren.

Cualquier intento de liberación por grandioso que este sea, si no tiene en cuenta la necesidad de disolver el Ego, está condenado al fracaso.

Psicología Revolucionaria. Samael Aun Weor.

Respuesta en Revista La Sabiduria del Ser 101.

La liberación final es cuando el ser humano encarna a su Real Ser, siendo esto un trabajo muy difícil, ya que es indispensable liberarse de los grilletes mortificantes creados por nuestros miles de defectos psicológicos.

Ver mas

Respuesta de los alumnos

Evelyn Maritza Ramírez Escobar | Guatemala | La liberación es solamente al triunfo interno de la desintegración del ego, al desapego total del materialismo, es soltar las cadenas del pasado que durante las recurrencias pasadas se formaron karmas. La ley Divina con su gran misericordia ayuda al ser humano que a trabajado con los tres factores de la conciencia, dándole el premio que se ha ganado con el amor al trabajo interior profundo lo que se le llama la realización intima del Ser. El Cristo encarnado. Paz inverencial. |

Rufino Santillán Vargas | México | La vida que nos ha tocado vivir en esta época, está llena de ideas, teorías, doctrinas, religiones, sectas, etc., que por sí mismas se dicen ser verdaderas, no obstante, se alejan cada vez más de la divinidad y sin embargo, en todos lados vemos la carencia de valores, violación de los derechos fundamentales de la humanidad como lo es la justicia, el libre albedrío, la libertad de tránsito, de expresión. etc. Creemos que estamos haciendo bien las cosas, porque la mayoría de la gente las acepta tácitamente, sin decir nada, pues están ocupados en adquirir bienes materiales, coches, casas, inversiones de dinero, olvidándose de sí mismos, viviendo de manera rutinaria cuyas conductas se tornan erróneas, creyendo que hacemos lo correcto, siendo la realidad de que cada vez nos alejamos de nuestro Padre Celestial, cayendo en un estado de involución pero que la mayoría acepta esta forma de vida, aunque sabemos que en realidad vivimos dormidos, condición auspiciada por los defectos de tipo psicológico. Es pues necesario la eliminación de los Egos, quienes son los causantes de nuestra "no liberación", de la conciencia y para ello, debemos auto observarnos cada instante a sí mismos en nuestro interior para identificarnos tal cual somos, buscando la perfección o "Paramitas" en que nos estudiemos en forma directa, sin evasivas ni justificaciones, siendo honestos consigo mismos y tener mucha paciencia para lograr nuestra liberación que se encuentra enfrascada por esos seres indeseables.

Víctor Emilio Alomias Armijos | Machala Ecuador | La liberación final es cuando el ser humano encarna a su Real ser, siendo esto un trabajo muy difícil, ya que es indispensable liberarse de los grilletes mortificante creados por nuestros miles de defectos psicológico.