Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

La Era de Piscis y la Era de Acuario

San Francisco, óleo de Murillo

Tal como existe el año terrestre (el tiempo que la Tierra tarda en dar la vuelta al Sol y que le toma 365 días con sus horas, minutos y segundos), también existe el año Sideral: periodo en que el Sistema Solar tarda en pasar bajo la influencia de los 12 signos Zodiacales y que le toma 25,968 años. Es decir que la Tierra, en el transcurso de un año, pasa bajo la influencia de 12 signos Zodiacales, así como el Sistema Solar en su totalidad está bajo la influencia de 12 Signos Zodiacales en un año Sideral, sólo que en el sentido inverso, debido a la mecánica celeste (Piscis, Acuario, Capricornio, etc.).

A partir del 4 de febrero de 1962, entre las 2 y 3 de la tarde, inició la Era de Acuario anunciada por un acontecimiento cósmico donde los planetas del sistema Solar se alinearon. Dado que la psiquis humana es sensible a los eventos cósmicos, a partir de entonces, la revolucionaria vibración de Acuario motiva grandes cambios en todos los campos de la humanidad, de los cuales hablaremos un poco más adelante.

Previo a ello, estuvimos influenciados por la Era de Piscis. Piscis tiene vibraciones maravillosas tales como la espiritualidad y la intuición gracias a la participación de Neptuno y Júpiter; sin embargo, en la anterior Era de Piscis, no supimos alinearnos con su aspecto positivo debido a la degeneración de la humanidad, a la edad de Hierro en la que nos encontramos a partir de la civilización Griega y Romana de nuestra historia.

Cuatro son las edades de toda raza humana, la edad de Oro, donde todo es luz y armonía; la edad de Plata, donde empieza a palidecer esa luz y las posesiones, pero aun predomina la sabiduría; la edad de Cobre, donde empiezan las guerras y las conquistas, y, finalmente, la edad que precede al fin de una raza y que muestra el máximo de su degeneración, ésta es: la edad de Hierro, donde nos encontramos actualmente.

Cada Era tiene un emisario con el conocimiento superior de regeneración para la humanidad, conocido en oriente como Avatara. La Era de Piscis lo tuvo y fue San Juan Bautista, quien preparara el camino para la llegada del Salvador, Jesús de Nazaret, quien está mucho más allá de ser un simple emisario.

A pesar de todo ello, de las hermosas vibraciones de Piscis, de su Avatara y del Salvador, no supimos aprovechar tan sublimes impulsos como humanidad, cayendo en los aspectos negativos de tal Era. En vez de espiritualidad e intuición, predominó: intelectualismo, materialismo, codicia, apego desmedido al dinero y un tremendo fanatismo.

Y es, precisamente, debido al intelectualismo y al apego al dinero que durante la Era de Piscis vibró intensamente la onda de Mammon. Mammon, término Fenicio que se relaciona al dinero es mencionado en la Biblia para decirnos que no podemos servir al dinero y a Dios al mismo tiempo, “porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.

Existen ejemplos de una correcta alineación a la influencia positiva de Piscis en los Cristianos Gnósticos Primitivos. San Francisco de Asís o San Antonio de Padua son ejemplos de esa espiritualidad elevada de la Era de Piscis y ejemplos para toda la humanidad. Seres que no tenían más que una sola aspiración o anhelo, y era ser dignos de la Divinidad, con humildad y sacrificio.

Otro ejemplo de la Ciencia Oculta trascendental de Piscis es la Alquimia. Ciencia que podemos nombrar como Gnosis, sólo que empleando términos mundanos para esconder grandes enseñanzas del fanatismo y la persecución.

Al entrar la Era de Acuario, encontramos una intensa lucha entre lo viejo y lo nuevo,ya no rige Mammon sino la onda Dionisiaca que se corresponde con la revolucionaria influencia de Acuario, gracias a la participación de Urano y Saturno en sus vibraciones.

Dionisio, Dios Griego del vino, nos representa aquí el cambio; es decir, extraer lo más puro, la síntesis, del conocimiento de Urano y Saturno.

Encontramos, entonces, que a partir de 1962 se han dado grandes cambios en la ciencia y la tecnología, con sus respectivas invenciones; asimismo, en las artes y demás esferas del pensamiento humano como la política, economía, etc. La juventud se rebela con nuevos bríos contra el intelecto y el apego a viejas tradiciones de Piscis, quiere encontrar nuevos caminos de realización, desafortunadamente, con todo ese fervor y vigor sin orientación, puede perder el camino, y es algo que estamos viendo al presenciar cómo la juventud se ve cada vez más extraviada.

Nuevamente nos sintonizamos como humanidad con el aspecto negativo de estas influencias estelares en la Era de Acuario y su onda Dionisiaca: en vez de meditación y éxtasis, caemos en el vicio y las drogas; en vez de sublimación y gozo sexual trascendente, nos hundimos en la depravación y perversión sexual de toda índole. Acuario nos trae grandes cambios y acontecimientos, y conviene, enormemente, estar preparados y aprovechar sus influencias revolucionarias para escaparnos de aquello que nos tiene en el sufrimiento y el dolor, y que no pueden estar en otra parte, sino dentro de sí mismos.

El camino de la regeneración pasa necesariamente por el dominio y control de las fuerzas que nos generaron o crearon en primer lugar, que son las fuerzas sexuales, la energía creadora. Ardua es la labor de dejar atrás vicios y concupiscencia de estados animalescos, para vivir en las fuerzas creadoras y en estados de sublime espiritualidad, esto es posible; tales son las enseñanzas de Acuario, el signo del Aguador, el signo de las Aguas de Vida. Ello debido a que Urano gobierna las glándulas sexuales, en tanto que Saturno, nos señala el regreso al caos primigenio.

En Acuario, el regreso al caos será dramático pues coincide con el fin de la edad de Hierro de la raza Aria que formamos toda la humanidad de los cinco continentes actuales. Mucho es el daño que hemos infligido a nuestro mundo y a nosotros mismos: sobre-explotación de recursos, pobreza extrema, enfermedades y epidemias, extinción de las especies por la acción u omisión humana, contaminación desmedida de la tierra, el aire y el agua.

Nuevos cielos y nuevas tierras son necesarias, así como una nueva humanidad, para dar paso asimismo a una nueva edad de Oro en la Era de Acuario, tal como ha sido profetizado.

De la misma forma, como al final de la raza anterior, que fue la Raza Atlante, hubo un ser dedicado a difundir el mensaje y advertir sobre los acontecimientos por venir, y que en la Biblia se conoce como Noé, ahora tenemos el mensaje del Arca o Arcano difundido por Samael Aun Weor.

Cualquiera puede nombrarse Avatara de la Era de Acuario, pero demostrarlo en los hechos, con un mensaje revolucionario de liberación, nadie más lo ha logrado.

No es nuestra intención llamar al miedo sólo porque sí, sino alertar sobre la urgencia del trabajo sobre sí mismos, el trabajo interior para el despertar de la conciencia aquí y ahora.

Bibliografía: Varias obras del V.M. Samael Aun Weor.

Enviado por: Rubén Soto. Encargado de los sitios en inglés y francés.

Imagen: San Francisco, óleo de Murillo

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09
Suscribirme