Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Arcano Nº 74. La Ofrenda

Arcano Nº 74. La Ofrenda

AM: El Principio del Amor Reverente. AT: “Ofrenda de flor de harina en el mejor de tus platos, sea tu dádiva al corazón afligido”. AV: Luna. Letra: Q. Nº 2 EG: Obsequio deslumbrante; íntimo regocijo; fiesta. D: Devoción; adoración; pasión amorosa; armonía; inspiración. R: Discordia; más disipación que conducta edificante.

La ofrenda: Entiéndase por «ofrenda», en este caso, algo que se ofrece o se dedica a Dios.

En los enigmáticos poemas solares de los Sabios Nahuas del México pre-hispánico, citados por el V.M. Samael en su libro «La Doctrina Secreta de Anáhuac», encontramos una referencia a este tema de los ofrecimientos, y ahora transcribimos parcialmente uno de ellos con propósitos de ilustración.

«¡Oh, glorioso mancebo, digno de todo loor, que ofreciste tu corazón al sol, limpio como un sartal de zafiros, otra vez tornarás a brotar, otra vez tornarás a florecer en el mundo, vendrás a los areitos y entre los tambores y tamboriles de Huejotzingo, aparecerás a los nobles y varones valerosos, y te verán tus amigos»...

“Cuantos cayeron muertos entre magueyes y cactus, entre espinosas acacias, y cuantos han ofrecido sacrificios a los Dioses, pueden contemplar al Sol, pueden llegar hasta él”...

«Ofrecer el corazón al sol», al Cristo, (al Logos Solar, al Quetzalcóatl mexicano y maya) implica supremos sacrificios y muerte del Ego de instante en instante, y así queda expresado esotéricamente por aquellos hombres despiertos: «Cuantos morían en la "guerra" -afirmaban ellos- o en el "altar del sacrificio", iban a la Casa del Sol»...

El Íntimo necesita tragarse el corazón del hombre, es decir, asimilarse, absorberse, devorarse a la humana personalidad que ha fabricado eso que se llama «Alma».

El trabajador esoterista, tanto el aspirante como el Adepto, puede y debe hacer ofrendas sepulcrales a su Mónada Divina, a su padre-madre interior.

 Este Arcano encierra el principio del amor reverente, del amor a dios; con este Arcano hemos de revalorizar todo lo concerniente al 3er estado de consciencia: el del Recuerdo del propio Ser.

El incienso es un gran vehículo para las ondas espirituales de la pura devoción y ayuda al recogimiento místico, porque sirve de instrumento devocional.

La devoción y veneración, abren la puerta de los Mundos Superiores a los devotos del sendero.

La ofrenda:

La Ofrenda, como acto propiciatorio, simboliza la virtud humana de rendir culto a lo superior. El principio del amor reverente.

Aparece en el centro de la lámina y frente a las puertas de un Templo (el Templo Interior, el Santuario de nuestro propio Ser), un iniciado en actitud de prosternación, de adoración. Las puertas son cuatro y esas cuatro puertas del Templo nos recuerdan a los cuatro elementos de la naturaleza (Tierra, Aire, Agua y Fuego) también a los cuerpos existenciales superiores del Ser, a los cuatro colores de la Alquimia.

Un antiguo Ritual Egipcio nos habla de esas 4 puertas: "Cuatro entradas tiene un palacio. El piso de aquel palacio es de lapislázuli y jaspe, y allí se aspira una variedad de aroma de rosas y jazmines. Pero en mitad de todo sopla un hálito de muerte"...

Nosotros debemos adorar, venerar las cosas santas, ofrecer lo mejor de nosotros a nuestro Ser. Pero no sería posible tener respeto, veneración y hacer ofrendas sepulcrales a nuestro Dios Interior, si no vamos muriendo en sí mismos.

Es indispensable que nuestros discípulos cultiven la bella cualidad de la veneración. Debemos venerar profundamente todas las cosas Sagradas y Divinas.

Debemos venerar profundamente todas las obras del creador. Debemos venerar profundamente a los Venerables Maestros de la Fraternidad Universal Blanca. El respeto y la veneración, nos abren completamente las puertas de los mundos superiores.

No debemos tener preferencia por nadie, debemos atender con el mismo respeto y la misma veneración, tanto al mendigo como al gran señor. Debemos cultivar la misma cortesía para atender igualmente al rico y al pobre, al aristócrata y al labriego, sin preferencias para ninguno…

Nosotros, los estudiantes gnósticos, debemos en meditación profunda buscar a nuestro Real Ser interior y orarle, adorarle, suplicarle.

Hay que cuidar el tipo de alimentos de la mente: Como prensa, televisión, películas. No alimentarse con basuras, porque no sirven, carroña de la Mente: mala literatura, mal cine, mala televisión, malas palabras.

Al que vence, al victorioso, se le entregan los cuatro pilares secretos, ocultos, adquiriendo poder sobre las cuatro Regiones del Cosmos:

1. Mundo mineral sumergido. 2. Mundo físico. 3. Mundo molecular. 4. Mundo electrónico o espiritual.

Por eso aparece en la parte superior el signo Seps, (persona sagrada, poderosa), representando a nuestro Real Ser Interior Profundo, y en la parte inferior, mirando hacia atrás, aparece una figura que nos representa el morir hacia todo lo ilusorio y terreno, hacia la vanidad pasajera de este mundo, hacia todo lo material. Debemos hacer ofrendas sepulcrales de momento en momento a nuestro Real Ser, es decir, morir de momento en momento, aquí y ahora.

Letra hebrea Lamed: Quiere decir “aguijada, leonada, desplegamiento de alas”. El vocablo significa: “Enseñanza, Estímulo, Domesticidad”. Representa el principio del movimiento expansivo. Despierta aptitud para servir.

Fonograma Egipcio: Como letra es la “L”, “R”, “Ru”, “Re”. Su símbolo el León yaciente, el fuego que necesita ser despertado. La Ley que le permite subir (méritos en el corazón). Los 2 leones alquimistas. Esplendor, llama, corazón.

El símbolo alquimista:

Este fonograma representa a la sal, no precisamente como el cloruro de sodio, sino como representación de uno de los 3 elementos filosófico-alquimistas, según Paracelso, constituyentes de la materia universal: La sal (lo fijo), el fuego (lo ardiente) el mercurio (lo volátil).

“Vosotros sois la Sal de la Tierra”, dijo Jesús. Recordemos que existen 12 Sales Zodiacales. En la Escritura Pasaje del Rio aparece representando a la misma letra hebrea Lamed.

Letra Q: Se relaciona con el número 20 y el Planeta Luna. Está simbolizada por un acólito, atributo de servicio espiritual.

Planeta regente:

Luna; Gabriel, “el Ángel del Señor que anunció a María”, es el rector de la Luna, planeta que a su vez gobierna la mágica constelación de Cáncer. Los ángeles de la vida (Principios inteligentes que pertenecen a este departamento o rayo de creación), están bajo la conducción de Gabriel, “la 1ª Voz, el 1er Auxiliar” de que nos habla el Maestro Jesús en “Pistis-Sophía.

Ellos tienen la grandiosa misión de dotar de cuerpo vital a todo ser humano que retorna, que regresa, que se re-incorpora a este mundo físico. De modo que, tales Devas tienen poder sobre las aguas amnióticas y en general sobre toda materia.

También los Ángeles de la Vida se encargan de conectar el cordón de plata con el zoospermo fecundante, que igualmente navega entre las aguas espermáticas. “Las aguas, pues, son nuestras madres”, tal como reza la portentosa sabiduría gnóstica oriental.

Hemos de estudiar los misterios de la vida y de la muerte: De la vida que comienza con la Luna y de la misma vida que la Luna se lleva (con la muerte), para luego volverla a traer.

Gabriel conjuntamente con Miguel, es el encargado de producir dentro de nosotros una transformación radical.

Así como Miguel y Gabriel existen en el Macrocosmos, también existen dentro del Microcosmos-Hombre. Miguel y Gabriel son dos partes Autónomas y Auto-Independientes de nuestro propio Ser, hábiles en la Ciencia de la Alquimia...

Cualidad o virtud: La renunciación, la abnegación, el sacrificio, la veneración.

El defecto: La identificación y afirmación egoica, la negligencia y la pereza, la falta de respeto.

Prueba iniciática:

Todas, puesto que en cada una de ellas hay renunciación, abnegación, sacrificio.

¡De pronto! Me acordé de mi Divina Madre Kundalini y entonces desvié esa corriente del Amor hacia adentro y hacia arriba, hacia mi Madre adorable...

En esos momentos exclamé con todas las fuerzas de mi Alma: "¡Este Amor es para mi Madre!"... Samael Aun Weor

Axioma trascendente:

“Ofrenda de flor de harina en el mejor de tus platos, sea tu dádiva al corazón afligido”.

El corazón afligido del esoterista gnóstico encuentra consuelo al ofrendar sus trabajos conscientes y sus padecimientos intencionales al Dios Íntimo. El Axioma Trascendente de este Arcano Menor se refiere a ello con los siguientes términos. «Ofrenda de flor de harina en el mejor de tus platos, sea tu dádiva al corazón afligido»

7 + 4 = 11, «La Persuasión», Arcano mayor del Tarot cuya lámina nos habla del dominio del fuego para extraer de él la «flor de harina», el producto de la transmutación del trigo, de la simiente, ofrendada luego al Cristo-Sol «en el mejor de los platos».

Elemento de predicción:

Promete: Devoción, adoración, fervor, pasión amorosa, armonía, pensamientos inspirados, actos de prodigalidad, iniciativas variables; más disipaciones que logros edificantes, discordia.

“¡Oh, glorioso mancebo, digno de todo loor, que ofreciste tu corazón al sol, limpio como un sartal de zafiros, otra vez tornarás a brotar, otra vez tornarás a florecer en el mundo, vendrás a los areitos y entre los tambores y tamboriles de Huejotzingo, aparecerás a los nobles y varones valerosos, y te verán tus amigos”... Samael Aun Weor.

Enviado por: Cesar Owen, España.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 |
Suscribirme