Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Teseo y el hilo de Ariadna

Teseo y el Minotauro. Antonio Canova. 1781-83

La finalidad de los mitos y las leyendas tiene siempre la característica de entregar la enseñanza de una manera fácil de comprender y de recordar; en este artículo vamos a reflexionar en el simbolismo de cada uno de los personajes y objetos que intervienen en el mito de Teseo y el hilo de Ariadna.

Resumen de la leyenda mitológica del combate entre Teseo y el minotauro y el hilo de Ariadna.

Cuenta la mitología griega que el rey Minos de Creta recibió un hermoso toro blanco para que fuera sacrificado y ofrecido a Zeus. Cuando el rey Minos vio la majestuosidad y belleza tan sin igual del toro blanco sintió un gran deseo de esconderlo y en su lugar ofreció otro animal. Zeus, al darse cuenta, encolerizó y castigó al rey Minos haciendo que Pasífae, esposa de Minos, se enamorara del toro blanco y procreara una bestia con cuerpo humano y cabeza de toro, éste es el famoso “Minotauro”. Minos le pide a Dédalo, el arquitecto ateniense desterrado a la isla de Creta que construya un laberinto, donde hizo encerrar al Minotauro.

Cuentan las tradiciones que hubo una guerra entre el rey Minos de Creta y el rey Egeo de Atenas, de la cual sale victorioso el rey Minos; éste impone como tributo que cada nueve años Egeo tiene que enviarle siete doncellas y siete jóvenes, mismos que serán devorados por el Minotauro para aplacar su hambre.

Teseo es un joven valiente hijo de Egeo el rey de Atenas, planea ponerle fin a la bestia salvaje. Y para ello, decide ofrecerse como voluntario para ser parte de los siete jóvenes que junto con las siete doncellas serán enviados por tercera ocasión para que sean devorados por la bestia.

Cuando el joven Teseo llega a la Isla de Creta, conoce a Ariadna, hija del rey Minos y hermana del Minotauro, y ambos se enamoran el uno del otro. Ariadna ofrece su ayuda a Teseo para que éste entre al laberinto sin perderse y llegue hasta el centro donde se encuentra el Minotauro y pueda darle muerte; para ello, Ariadna le entrega un ovillo o carrete de hilo a Teseo y le indica que amarre la ´punta del hilo en la entrada y que vaya desenrollándolo por todo el camino, para que a su vez le sirva de guía para saber cómo regresar.

Una vez frente a frente, Teseo y el Minotauro luchan a muerte cuerpo a cuerpo hasta que Teseo acaba con la vida de la bestia, una vez victorioso, se encuentra con Ariadna y se embarcan juntos a Atenas.

Síntesis del simbolismo y reflexión en la enseñanza entregada en el mito.

Todos tenemos que ofrecer nuestros logros al Padre, trabajar con los tres factores de la revolución de la conciencia: 1.- Morir en nuestros defectos psicológicos, 2.- Nacer en virtudes con las aguas puras de vida (cada vez que comprendemos un defecto y lo eliminamos, nace una virtud) y 3.- Sacrificarnos por nuestros semejantes, ayudando al necesitado sin esperar nada a cambio; no quedarnos con la enseñanza adquirida en estos estudios, sino difundirla y hacer que más seres encuentren la luz, encuentren el hilo de Ariadna.

El toro blanco representa un atributo de nuestro Ser interior, es lo mismo que el elefante blanco del hinduismo quien gestara al Buda. El Minotauro gestado en el vientre de Pasifae, simboliza las virtudes acumuladas que se deforman en codicia y avaricia de Minos que escondió al majestuoso y bello toro blanco, es el ego que todos llevamos dentro, simboliza la acumulación de virtudes y conocimientos sin permitir que éstos fluya hacia los demás.

Ariadna y Teseo. Niccolo Bambini. 1651-1736

Teseo es el guerrero interior que todos tenemos que desarrollar dentro de nosotros mismos y enfrentarnos a cada instante con las bestias que cargamos dentro.

El minotauro es precisamente el ego que debemos eliminar obviamente con la ayuda de nuestra Madre Divina representada en este mito por Ariadna.

Teseo recibe de Ariadna no sólo el Hilo (trabajo alquimista), sino también una espada mágica con la que da muerte al Minotauro. La espada es la voluntad que debemos desarrollar para llevar a cabo nuestro trabajo interior.

El laberinto representa todo aquello con lo que el buscador se topa en el camino que recorre tratando de encontrar la verdad; un camino confuso, lleno de teorías, de religiones, de instituciones, de organizaciones, de sectas, de escuelas pseudo-esotéricas; “Todas diciendo que tienen la verdad”. El buscador sin darse cuenta pierde su tiempo, su vida y su alma al seguir líderes que son a veces sinceros equivocados y otras veces líderes mal intencionados.

En Francia, las catedrales de Notre-Dame de París, de Chartres, de Reims, entre otras, tienen el símbolo del laberinto, representado en su pavimento.

Las siete doncellas y los siete jóvenes devorados por el Minotauro son las siete virtudes devoradas por los siete defectos capitales; el plazo de nueve años de tregua entre una entrega de jóvenes y doncellas simboliza el trabajo alquimista de transmutación de nuestras energías con las que podemos recuperar las virtudes.

Para no perdernos entre tantas teorías, entre tantas escuelas pseudo esoteristas que sólo confunden más a la humanidad, es necesario y urgente despertar conciencia. De esa forma podremos conocer la Verdad. La “verdad” está dentro de nosotros mismos, la verdad no se debe de buscar afuera. “Hombre conócete a ti mismo y conocerás al universo y a los Dioses”.

Enviado por Instructora Nelly López Villa. Hermosillo, Sonora.

"Uno de los problemas más difíciles de nuestra época ciertamente viene a ser el intrincado laberinto de las teorías." V.M. Samael Aun Weor

Imagen: Teseo y el Minotauro. Antonio Canova. 1781-83. Imagen 2: Ariadna y Teseo. Niccolo Bambini. 1651-1736

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 |
Suscribirme