Simbolismo del Elefante Blanco

“Hanuman peleando con Indra por la fruta del Sol”. Balasaheb Pandit Pant Pratinidhi (1916).

“Hanuman peleando con Indra por la fruta del Sol”. Balasaheb Pandit Pant Pratinidhi (1916).

¡Estimados amigos! Ahora vamos a estudiar el significado esotérico del elefante blanco, para ello voy a comenzar con un hecho que aconteció al entonces Rey del Reino Unido Jorge VI y emperador de la India, entre los años de 1936 a 1948. Pues resulta que este se encontraba ante un desfile militar en el país hindú, celebrado en su honor. El desfile fue espléndido ante el Rey, ante su comitiva, ante su familia real, ¡Qué orgulloso se sentía de su imperio! Más algo inaudito aconteció. ¡Un elefante blanco encabezaba los batallones y un misterioso personaje lo montaba!

¿Quién era ese enigmático jinete oriental viajando sobre el lomo de ese elefante?

Los soldados de ninguna manera se extrañaron, ya que sabían de la vida en la India, y que era normal ver hombres montados en elefantes. En aquellos años, aquella joya del índico era solo uno de los territorios de la monarquía inglesa. Así que ver a un hindú montado en un elefante era algo normal, pero algo causa extrañeza; el jinete no rinde honras al Rey Jorge. ¿Qué es lo que ha pasado? Pregunta el Rey. ¿Quién es ese personaje? Se le contesta: ¡El genio de la Tierra, Señor! Milagrosamente aquel monarca no cayó privado de la sorpresa; ya que metros más adelante, aquel elefante desapareció como por encanto, con todo y jinete.

Es claro que nuestro mundo Tierra, al igual que otros mundos, tiene su propio regente y este es el Señor Melchizedeck; el genio de nuestro planeta habita en la cuarta dimensión, tiene su templo en el centro de nuestro mundo, de cuando en cuando se materializa en el mundo tridimensional en cualquier parte de nuestro planeta. En aquella ocasión se le vio montado en ese elefante blanco.

El maestro Samael afirma que, el elefante blanco simboliza al Logos, en este caso, el genio de nuestro planeta Tierra se ha fusionado con su Real Ser interior divinal, se ha hecho uno con el Logos. Quien ha encarnado al Cristo tiene poder sobre la naturaleza y sus elementos, puede moverse libremente, entre las distintas dimensiones de la creación.

Por otra parte, dentro de la cultura hindú, el elefante blanco representa al Dios Ganesha; Dios de la sabiduría, hijo de Shiva y Parvati, su cuerpo de hombre representa el mundo físico, o microcosmos. La cabeza de elefante, el mundo espiritual o macrocosmos. Otras tradiciones del lejano oriente consideran a los elefantes como símbolo de las nubes, de ahí el mito de la existencia de elefantes alados nublando el horizonte. En Camboya y Laos se dice que el elefante blanco es montado por el dios Indra; divinidad de las tormentas, ambos aportan las lluvias y las buenas cosechas.

En otro aspecto; para la cultura hindú, son cuatro elefantes los que soportan o sostienen el mundo. El Yoga asocia al elefante blanco con el chacra mulhadara, mismo que se relaciona con el elemento tierra, centro magnético donde se concentra la fuerza que se esparce en todas direcciones, la fuente de toda fuerza es el Kundalini, fuego ígneo encerrado en este chacra, mismo que al desarrollarse, soporta con su fuerza a toda la creación, tanto en el microcosmos hombre, como en el macrocosmos universal de la existencia.

En la cultura hindú, el elefante aparece también de manera simbólica, en el árbol de la vida, que une al cielo con la tierra. Este se encuentra en la copa de donde viene la luz que ilumina al mundo, sus pies y trompa en forma de s, llegan hasta la tierra, sus dos orejas en otra dimensión representan el lábaro de doble filo (poder sexual) que portaba Teseo en la antigua Creta para vencer al minotauro, el ego animal que llevamos dentro de nuestra psicología.

Indra transportando Jina Rishabhanatha (Adinatha) en Airavata. Himno del devoto inmortal. (1800-1825)

Indra transportando Jina Rishabhanatha (Adinatha) en Airavata. Himno del devoto inmortal. (1800-1825)

Por otra parte; dentro de las enseñanzas búdicas, la reina Maya concibe al Budha, al ser rozado su cuerpo durante el sueño por la trompa de un elefante joven para dar nacimiento al avatara. En este caso, el elefante blanco simboliza al tercer logos, mismo que fecunda a la mujer virgen para el nacimiento del Cristo redentor. Como podemos apreciar en los distintos mitos de la antigua India, el elefante blanco puede simbolizar en ocasiones a la primera fuerza logoica, que es el padre, o también adquiere en otras leyendas la representación del segundo logos, el hijo o incluso puede tomar su significación en el tercer logos, el espíritu santo. No olvidemos que el Logos es triuno, se desdobla en las tres fuerzas, pero al mismo tiempo es uno.

Por otra parte, si sabemos observar con detenimiento, el comportamiento del elefante, su conducta, sus atributos, podemos obtener una enseñanza extraordinaria de este animal evolutivo; por ejemplo; el sentido de responsabilidad, lo podemos apreciar en él, ya que se encarga de cuidar a los mayores y se responsabiliza por los menores. El elefante tiene gran determinación y lealtad siempre defendiendo a otros y a los de su grupo en su medio ambiente. En algún momento de nuestras vidas nos toca ser como elefantes para proteger a nuestros familiares ascendientes ya débiles por la edad o a nuestros descendientes que aún no se pueden defender por ser muy pequeños.

Los elefantes tienen una especial responsabilidad social y conexión con la muerte, porque caminan largas distancias para llegar a un sitio específico para morir. Filosóficamente hablando, nosotros debemos tener responsabilidad moral y espiritual para hacer de la muerte de nuestros defectos psicológicos nuestra meta en la vida; una vez que ya adquirimos el conocimiento gnóstico.

En el sentido más general, el elefante es símbolo de potencia y fuerza, no solo física, sino también mental y espiritual. Y aunque tiene el poder de dominar a otras especies, prefiere una vida tranquila y sin luchas. He ahí otra enseñanza que podemos observar en él.

Soñar con un elefante puede significar que el soñador tendrá la fortaleza suficiente para salir delante en cualquier situación difícil que se le presente en la vida, si sueña con un elefante blanco, es una invitación para que por medio de sus cualidades tales como la sensibilidad, sabiduría, estabilidad, lealtad, inteligencia, paz, fiabilidad, responsabilidad y determinación, pueda un día encarnar a su Real Ser interno.

Estimados amigos, hasta aquí mis reflexiones en lo que atañe a este extraordinario ser de la naturaleza.

¡Qué el poder del Cristo los proteja, que la luz del Cristo los ilumine, que la sabiduría del Cristo los guíe!

Paz Inverencial.

Virgilio Cuautle Roldán, instructor gnóstico de Nochistlán Zacatecas.

“De la misma manera que un elefante en el campo de batalla soporta la flecha que se le lanza desde un arco, así uno debe soportar las abusivas palabras que se le dirijan. Verdaderamente, la mayoría de los hombres poseen una naturaleza enferma”. El Dhammapada – Buddha.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10
Suscribirme