Llave 01

Llave no. 1 de Basilio Valentín.

En esta primera lámina encontramos a la pareja divina: El rey y la reina, vigilando el trabajo del alquimista, el trabajo de la Gran Obra que se lleva a cabo con el fin de lograr la auto realización íntima del Ser en el hombre y la mujer.

Nos está indicando el camino que recorre el iniciado en períodos o etapas, en este caso llamadas claves o llaves, con el objeto de convertirse en un verdadero hombre y verdadera mujer.

Esta pareja divina enseña los atributos que debe poseer el iniciado para llegar a convertirse en un ser autorrealizado, sus vestimentas vienen a representar los cuerpos solares que visten al Ser y a nuestra divina Madre.

El ramo con tres flores de la reina significan: Sabiduría, amor y poder que se obtienen eliminando nuestros yoes o defectos como el orgullo, la pereza, ira, etc., los dos fuegos: a la derecha el ángel Orifiel, regente de Saturno se encarga de los procesos de la muerte y nos puede auxiliar en la desintegración de nuestros defectos psicológicos. El lobo representa al ego que al ser desintegrado por medio del fuego: la transmutación o sublimación de la energía creadora mediante prácticas esotéricas que se estudian en nuestros cursos de gnosis, estas energías sexuales fortalecen al rey que representa a nuestro Ser interior.

Aquí el Maestro Basilio Valentín nos indica que nuestros cuerpos deben ser lavados y purgados de toda impureza con la finalidad que la perfección pueda ser alcanzada. El Ser humano no es todavía un ser logrado, nace sin los vehículos o cuerpos que debería tener, nace y debe pasar por siete etapas para llegar al estado adulto a los 21 años, la energía sexual tiene un objetivo que es completar el desarrollo del cuerpo físico. Esa misma energía creadora, transmutada, es el mercurio de los sabios, el mercurio de los alquimistas medievales, esa energía es la que convierte al ser humano común en un hombre y una mujer verdaderos.

En nuestro sistema creador dormitan gérmenes divinos que solo esperan la hora de ser fecundados por el fuego para darnos la conciencia divina y en cada átomo existe un germen de vida.

El trabajo inicial es el trabajo con los tres factores de la revolución de la conciencia: nacer, morir y sacrificio por la humanidad.

El nacer es un problema sexual, morir también ahí entra el aspecto sexual y el sacrificio por la humanidad es amor.

En cuanto al factor Morir: “Si el germen no muere la planta no nace”. Es necesario morir. El ego animal debe dejar de existir en nosotros, en nuestra psiquis, si es que queremos gozar de una auténtica iluminación.

Cuando se elimina el ego, la conciencia se libera, cada defecto tiene un porcentaje de consciencia enfrascada y hay que liberarla, pero necesitamos vivir alertas y vigilantes como el vigía en época de guerra, con la finalidad de descubrir esos yoes psicológicos, defecto descubierto debe ser comprendido, analizado y desintegrado con el auxilio de nuestra divina madre interior.

El tercer factor es sacrificio por la humanidad, es necesario amar a nuestros semejantes y demostrarlo con hechos concretos, debemos llevar la luz del conocimiento, la Gnosis a la humanidad, debemos descubrir, analizar y comprender los defectos que nos impiden el amor a la humanidad, no debe existir en nosotros el odio, la venganza, el egoísmo, el temor y muchos más que nos impiden el amor a nuestros semejantes.

Los diez mandamientos de la Ley de Dios son la base fundamental de la alquimia sexual. En el trabajo de la gran obra es indispensable controlar el verbo, la palabra, las murmuraciones, etc., como principio deberemos tener en cuenta el sexto y noveno mandamiento: el sexto no fornicar y el noveno no adulterar.

El simbolismo del lobo entraña dos aspectos: uno feroz y maléfico y otro benéfico. Es símbolo de la luz entre nórdicos y griegos, porque es capaz de ver en medio de la noche. En otro aspecto representa al ego.

El lobo se asociaba al dios Huitzilopochtli por ser considerado un animal poderoso, símbolo de la luz o sabiduría y el amor, fertilidad, el renacimiento y se decía que ayudaba a los guerreros caídos a cruzar el río del inframundo.

El lobo por otra parte está relacionado con la Ley del Karma, el dios Anubis cuando oficia usa su máscara de chacal o lobo pues, así como a un lobo no se le escapa su presa, no hay nada que se escape a la ley.

También encontramos un castillo, la morada del Ser y la madre divina, la pareja divina con los cuerpos existenciales superiores del ser, llamados cuerpos solares.

En este camino de la Revolución de la Conciencia es indispensable mantener un estado de alerta consciente y continua, de auto observación, lo cual implica luchas terribles consigo mismos, ya que a cada momento habrá obstáculos, tentaciones, pruebas, dudas, etc., sin embargo, deberemos permanecer alertas, en acecho a cada momento en nuestra vida diaria, debemos saber manejar nuestro mar interior, viviendo la sabiduría, el conocimiento adquirido. La vida es el gimnasio psicológico donde vamos a adquirir el auto conocimiento.

Bibliografía. Conferencia los tres factores de la revolución de la conciencia: Samael Aun Weor.

Enviado por: María Guadalupe Licea San Luis Potosí, S.L.P.

Llave no. 1 de Basilio Valentín.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12
Suscribirme