Llave 05

Llave no. 5 de Basilio Valentín.

Encontramos un sol radiante, símbolo del real Ser interior profundo quien vigila incesantemente todo el trabajo de la Gran Obra o regreso a lo que no tiene nombre. Nos invita a estar alerta, vigilantes, despiertos en todo lo que hagamos; así mismo a recordarnos de esa partícula divina o Ser íntimo, ya que cuando nos olvidamos del él, es cuando solemos cometer los más grandes errores.

En el fondo se puede observar las aguas primordiales de la vida, base de cualquier creación, por lo que nos llama a conservarlas, a no desperdiciarlas.

Como parte central de la lámina vemos a una mujer con un gran matraz que contiene la materia prima ya trabajada, el agua de fondo es la energía en estado latente sin trabajo que hay que conservar, la sustancia del matraz es la energía ya transmutada, la Madre Divina (la mujer que lo sostiene) es la que hace posible la transformación de las aguas primordiales.

Para transformar las fuerzas que nos trajeron a la existencia hace falta poner amor (el corazón que sostiene en su mano), y así es como podrán florecer los siete chakras o flores que salen del corazón.

El matraz está apoyado en una columna de piedra cúbica, símbolo de la piedra filosofal, el trabajo con la sexualidad trascendente.

En la alquimia a estas energías creadoras se les llama el mercurio filosófico, representadas por la mujer, el matraz y el agua. Si está el elemento agua tiene que estar el fuego representado también por el elemento masculino (el Padre) y su rostro está con fuego, en alquimia este elemento está representado por el azufre.

Muy interesante que el principio masculino tenga en sus menos el fuelle, para avivar el fuego, ya que es el principio activo de la creación y nos señala el aprender a utilizar la ciencia del aliento para controlar y avivar el fuego en el trabajo.

Cupido aparece apuntando con una flecha de plata, vendado; su interpretación popular es que el amor es ciego; sin embargo, debemos ir mucho más allá de lo aparente. Al tener los principios masculino y femenino presentes, nos indica cupido con los ojos vendados que debemos estar ciegos a la pasión animal, manifestando el más puro amor; también nos indica el silencio mental, el terminar la dualidad, el batallar de las antítesis, es cuando se puede manifestar la fuerza maravillosa del amor.

El arcano 5 del tarot es la ley del Karma y lo vemos alegorizando plenamente en el león coronado, pues no hay nada arriba de la ley y nos enseña que el trabajo alquimista o transmutando las energías debe estar fundamentado en la ley divina, mostrándonos la senda de una recta actuación en todas las cosas de la vida, un recto pensamiento y sentimiento.

Enviado por: María Guadalupe Rodríguez Licea. ICQ Gnosis por Internet.

Llave no. 5 de Basilio Valentín.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12
Suscribirme