Llave 07

Llave no. 7 de Basilio Valentín.

Hiems invierno, Ver Primavera Aestas Verano Autunmo Otoño

Vamos a continuar con las llaves de Basillio Valentín, vamos a estudiar la séptima llave.

Dice Basilio:

“Primavera, verano, otoño, agua, sal de los sabios, componen nuestro caos a calentar al sol. Sin embargo, de los astros, no has puesto pesos justos, ninguna propicia brisa cumplirá tus deseos. Del firme sello de Hermes, cierra el vidrio, por temor a que tu materia no sea presa del errante viento”

Aquí nos habla del trabajo que tenemos que hacer para que nuestro caos, nuestro mercurio, sea útil, puro, y que se encuentra en nuestra tierra filosófica y que es el fundamento para que podamos elaborar nuestros Cuerpos Existenciales del Ser, es decir realizar la Gran Obra.

Pero ¿Qué es el mercurio? En alquimia, el mineral en bruto o el azogue el bruto, representa a las aguas puras de vida. Y en esta figura lo tenemos representado por el agua. Las aguas puras de vida es la síntesis de los alimentos que consumimos día a día. Por eso es recomendable llevar una dieta sana y nutritiva.

Mediante la Ciencia Transmutatoria, dicho mineral, debe convertirse prácticamente en Mercurio puro.

También necesitamos convertir el plomo de la personalidad en el oro del espíritu.

Las estaciones del año se están refiriendo a que se debe permanecer alerta desde el principio hasta el final, de la primavera al invierno, en épocas de progreso y de crisis, continuo, ininterrumpido y debe hacerse de acuerdo a la ley divina, no como queramos, cometiendo fornicaciones, adulterios, bajas pasiones, ni tampoco que lo dejemos de hacer porque entonces fracasaremos.

Ni tampoco debemos derramar el mercurio de la filosofía secreta ya que entonces viene la fornicación y se pierde todo y entonces es más difícil volver a empezar.

En el trabajo de la Piedra Filosofal, están dos influencias; una es de carácter masculino y otra es de carácter femenino. Necesitamos aprender a mezclar inteligentemente las fuerzas masculinas con las fuerzas femeninas en la purificación de nuestro mercurio.

Los órganos sexuales son el legítimo laboratium-oratorium del Anphitheatrum Sapientiae Aeternae. Es el Sanctum Regnum. (Es legítimo trabajo-oratorio del Anfiteatro de la Sabiduría Eterna. Es el Santo Reino)

Existe un acróstico que está formado por estas letras: “V.I.T.R.I.O.L.” que simboliza lo siguiente: “Visita Interiora Terrae Rectificatur Invenies Ocultum Lapidum” que quiere decir: “Visita el interior de la tierra, que rectificando encontrarás la piedra oculta”.

Este acróstico con sus siete letras y sus siete palabras, simbolizan toda la Gran Obra. Los misterios del numeral siete en cábala son sorprendentemente divinos.

Hay que tener en cuenta que el número siete nos representa el poder mágico en toda su fuerza. Es el Santo Siete o el Sanctum Regnum del trabajo con la energía creadora.

Como podemos ver en la ilustración aparecen varios elementos que nos indican lo que necesitamos para trabajar en la purificación de nuestro mercurio.

Vamos a ver el simbolismo de la ilustración:

Tenemos primero el Vaso de Hermético de la Filosofía Secreta, Sigilum Hermelis en latín: Sello Hermético. En dicho vaso se encuentra nuestro mercurio filosófico que es el Alma Metálica de nuestras aguas seminales que deberán trabajar el hombre y la mujer y mantenerlo cerrado sin derramar ninguna gota ni por arriba, ni por abajo, ni por los lados.

Quienes posean ese mercurio conseguirá la liberación final, la piedra filosofal.

A continuación, vemos una balanza y una espada. La espada nos viene a simbolizar la voluntad que debemos de tener en nuestro trabajo, pero una voluntad consciente y la balanza, el equilibrio en el mismo.

Es importante mencionar que primero hay que trabajar en la disolución de nuestros agregados de tipo psicológico si es que queremos iniciar los trabajos de la Gran Obra.

Luego tenemos nuestro caos (Chaos), como en los mundos superiores se fecunda el caos con los cosmocratores o arcángeles, el ejército de la voz para crear los mundos, hombres y bestias. Así nosotros también tenemos nuestro propio caos para crear nuestros Cuerpos Existenciales Superiores del Ser. Tal como es arriba es abajo.

En nuestro caos se encuentra el mercurio.

El mercurio debe ser fecundado por el fuego, el azufre.

La preparación del mercurio o azogue en bruto que se representa con nuestras aguas puras de vida, es un trabajo en un matrimonio debidamente constituido. Nosotros necesitamos realizar varias transformaciones del mercurio en el azogue en bruto.

Nuestro mercurio primero es de color negro, pero se logra refinar por el Sacramento de la Iglesia de Roma, esta palabra si la leemos al revés nos dice que lo debemos hacer con amor, amor verdadero a nuestra pareja y al trabajo.

Conforme vamos trabajando, ese mercurio lo vamos refinando.

Tipos de mercurio

El fundamento, pues, de toda la Gran Obra, está en la elaboración del mercurio y para elaborarlo se necesita un sencillo artificio, que es el Secretum Secretorum de la Gran Obra. Lo que nosotros tenemos es un mercurio putrefacto.

Aquí estamos diciendo que se necesita del hombre y la mujer, transmutando la energía creadora. Si así lo hacemos, llegaremos al éxito.

Ante todo, el Mercurio no es más que la Alma Metálica de nuestra energía creadora. En alquimia, las aguas puras de vida son el Azogue en Bruto. Se dice que con esas aguas puras de vida transmutadas se elabora el Mercurio que es el alma metálica.

Existen tres clases de mercurio:

a) El azogue el bruto, o sea el exiohehari, las aguas puras de vida;

b) El Alma Metálica de la energía creadora, que es el resultado de la transmutación de esa energía, que asciende por Ida y Pingalá, que son los cordones ganglionares en forma de ocho que sube por nuestra columna vertebral.

c) Es el más elevado, es el que es fecundado por el azufre, en alquimia es el fuego sagrado, el Kundalini, fuego serpentino anular, que asciende por el canal Susuhmná.

Los colores de la Gran Obra son cuatro: En principio las aguas son negras como el carbón, y cuando se refina se extrae de las aguas negras la gelatina blanca, más tarde se volverá amarilla y por último roja.

El tercer mercurio es el más útil, exacto, el más importante porque es el famoso Arché o Archeus entre los griegos. De este tercer mercurio salen los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser mediante la transmutación.

Con la ayuda de nuestra Madre Kundalini, los agregados psíquicos, es decir, el Mercurio Seco, pueden ser desintegrados, reducido a cenizas. Se trata de un Mercurio no útil para la Gran Obra.

También en los mundos superiores encontramos el Arché Macrocósmico que es la nebulosa, de donde salen los mundos. En esa nebulosa se encuentra la sal, el azufre y el mercurio y de allí salen las unidades cósmicas

Y en el microcosmos también tenemos la sal, el azufre y el mercurio. La sal está contenida en nuestra energía creadora y se sublima con las transmutaciones.

En la ilustración tenemos la “Sal philosophorum” que es la Sal que está contenida en las secreciones sexuales y cuando se transmuta la energía también se transmuta la sal.

Y luego tenemos un cuadrado que es la viva representación de la piedra preciosa, que los edificadores desecharon, ésta ha venido a ser la cabeza del ángulo. Piedra de tropiezo y roca de escándalo que nos viene a simbolizar el trabajo con la sublimación de la energía creadora (Arcano A.Z.F).

Y por último tenemos un triángulo donde se encuentra nuestras aguas germinales que representa las tres fuerzas que necesitamos para crear el Arché, fuerza masculina, fuerza femenina y fuerza conciliadora.

Lo que el Gran Arquitecto del Universo hizo en el Macrocosmos, nosotros lo tenemos que hacer aquí, en pequeño, dentro del Microcosmos-Hombre, porque “tal como es arriba, es abajo”.

Y así es como surgen los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser en el hombre. (Cuerpo físico, vital, astral, mental, causal, de la conciencia y del Ser). Una vez creado el Arché, que es la materia prima, mezcla de sal, azufre y mercurio, viene a cristalizar en los cuerpos. Un cuerpo es una mezcla de sal, azufre y mercurio

Resumiendo, todo el secreto de la Gran Obra consiste en saber fabricar el mercurio hasta crear el Arché, de donde han de surgir los distintos cuerpos.

Por ese camino vamos aniquilando el Mercurio Seco, hasta que definitivamente, sea todo en su totalidad, reducido a polvareda cósmica. Ése es el camino perfecto para poder conseguir la elaboración de un Mercurio verdadero

Bibliografía: Curso Esotérico de Cábala, Samael Aun Weor. Conferencias: “Cómo crear el hombre dentro de nosotros mismos”, “la autoobservación y la elaboración del mercurio”.

“Nuestra divisa es Thelema (voluntad)” “El libro amarillo” Samael Aun Weor

Enviado por: Carlos Rea Zamora y Ma. Guadalupe Inclán Castillo. Cuernavaca, Morelos, México.

Llave no. 7 de Basilio Valentín.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12
Suscribirme