Moisés y los egipcios

“Moisés salvado de las aguas” Paolo Veronese. 1580.

“Moisés salvado de las aguas” Paolo Veronese. 1580.

Cerca de 400 años después de la llegada del pueblo hebreo a Egipto, el faraón ordenó la muerte de los niños previendo el aumento de su población y es así como la madre de Moisés, temiendo por su vida, lo coloca en una cesta y lo deja en la corriente del sagrado Nilo, queriendo el destino que lo encontrara la hermana del faraón quien, apiadándose de él, lo adopta.

Ya en la madurez, no pudo tolerar el estado de esclavitud al que se veía reducido y al presenciar la injusticia de un soldado egipcio hacia un hebreo, entró a defenderlo con tal decisión que por accidente mató al egipcio. Trató de ocultar su crimen escondiendo el cadáver en la arena, pero al ver que su crimen era conocido y temiendo la justicia, huyó de Egipto.

Vagó por el desierto hacia Median y al llegar a una fuente buscando agua, encontró a unos pastores atacando a las 7 hijas del sacerdote Jetro. Moisés las defiende y atiende a sus ovejas. Jetro le ofreció su hospitalidad y lo recibió en su templo.

Continúa Moisés su preparación como iniciado y toma por esposa a Séfora, la hija mayor de Jetro. A través de la magia del amor Moisés alcanza las más altas realizaciones del sendero interno, hasta alcanzar la transfiguración en la cueva de Horeb, donde atestigua el milagro de la zarza ardiendo, a pesar del tremendo fuego que la envuelve, no se consume y es ahí donde inicia su misión para liberar al pueblo hebreo.

La primera ocasión que Moisés y Aarón se presentan ante el faraón, éste rechaza la posibilidad de liberar al pueblo hebreo y se obstina e incrementa el trabajo y dificultad de las labores de los hebreos. La siguiente ocasión que vieron al faraón para pedir la liberación del pueblo hebreo y ante la petición de pruebas por parte de éste, Aarón lanza su vara y se transforma en serpiente, los hechiceros del faraón hacen lo mismo pero la serpiente de la vara de Aarón las devora.

1ª PLAGA. Agua en sangre - Después Jehová ordenó a Moisés encontrar al faraón en la orilla del río y pedir nuevamente por la liberación de su pueblo y ante su negativa, toca con su vara el agua del río y ésta se convirtió en sangre, muriendo los peces y toda criatura que en ella habitaba.

2ª PLAGA. Invasión de Ranas - Se pide nuevamente por la libertad de los hebreos bajo amenaza de llenar las tierras y las casas de ranas, a lo que el faraón se niega. Después de verse invadido por ellas, el faraón pide a Moisés que ore por ellos y retire la segunda plaga y nuevamente se endurece el corazón del faraón y no cumple su promesa.

3ª PLAGA. Pulgas - Entonces Jehová pide a Moisés: “Di a Aarón que golpee con su vara el polvo de la tierra” y cuando lo hizo, el polvo por todo Egipto se convirtió en piojos repugnantes que atormentaban a humanos y animales por igual.

4ª PLAGA. Moscas - Jehová le pide a Moisés que le advierta al faraón que vendrá la plaga de las moscas sobre los egipcios, pero no sobre las tierras de los hebreos, le advirtió que al día siguiente vendría la señal, cumpliéndola cabalmente. Pero el corazón del faraón se endurece una vez más.

5ª PLAGA. Peste en el Ganado - Moisés, nuevamente por mandato de Jehová advierte al faraón de la plaga sobre el ganado de Egipto más no del que pertenece a los hebreos. Y una vez más se endureció el corazón del faraón y no los dejó salir de Egipto.

6ª. PLAGA ÚLCERAS - La siguiente orden de Jehová fue la de tomar cenizas de un horno y esparcirlas frente al faraón hacia la tierra de Egipto, produciendo sarpullidos y úlceras en bestias y hombres, excepto en el pueblo hebreo y los hechiceros del faraón no pudieron siquiera presentarse ante él por los dolores. Pero eso no ablandó al faraón.

7ª. PLAGA GRANIZO - Moisés le advierte al faraón que vendría un granizo grande y pesado y mataría a todos lo que no se protegieran, el pueblo judío y aquellos egipcios que sintieron temor y se guardaron, se salvaron, pero los que no, murieron bajo ese granizo que partió todo árbol en Egipto y vinieron truenos y fuego junto con el granizo. Pero viendo el faraón que todo se había detenido, él y sus ciervos se obstinaron en pecar, sus corazones fueron endurecidos.

8ª. PLAGA LANGOSTAS - Entonces Moisés, siguiendo las órdenes de Jehová extiende su brazo y hace llegar un viento oriental que trae la plaga de langostas tan grande como no se había visto. Pero el corazón del faraón se endurece una vez más y negó el permiso para salir de Egipto, como lo había prometido.

9ª. PLAGA OSCURIDAD - Por lo que Jehová ordena a Moisés levantar los brazos y provocar una gran oscuridad, densas tinieblas que duraron tres días, solo había luz en las habitaciones de los hebreos.

10ª. PLAGA – Es la peor y más dolorosa plaga de todas. Y el más doloroso castigo. Fue cuando Jehová le anuncia a Moisés que será la muerte de los primogénitos de los egipcios y de sus bestias y que debía preparase para salir sin daño preparando a los hebreos con la ceremonia de la Pascua.

Les pide que marquen las columnas y dintel de sus puertas con sangre de cordero para que el ángel del señor no hiriera a nadie dentro de sus casas, entrando entonces a las casas de los egipcios provocando dolor y desesperación. Es hasta ese momento que el faraón autoriza la salida de los hebreos, los mismos egipcios empezaron a pedir que se fueran, les entregaron plata y oro y los hebreos salieron todos con todo su ganado, dejando atrás 430 años de esclavitud.

Es aquí cuando el corazón del faraón se endurece una vez más, cambiando de opinión y organizando sus caballos, sus carros de guerra, sus ejércitos para salir y perseguir a los israelitas.

Cruce del Mar Rojo. Bronzino (1541)

Cruce del Mar Rojo. Bronzino (1541)

Jehová ordena a Moisés “levanta tu vara y extiende tu brazo sobre el mar y divídelo y que entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco”. Moisés convocó un fuerte viento oriental que dividió las aguas toda la noche, permitiendo la huida del pueblo de Israel, y una vez que estuvieron a salvo, Jehová ordena regresar las aguas a su nivel, ahogando a los egipcios que los perseguían, quienes de ésta manera fueron castigados por la soberbia y la crueldad sobre el pueblo de Israel.

Muchos entre nosotros quisiéramos desarrollar las formidables facultades de Moisés, tales como las de invocar o desaparecer las diez plagas de Egipto. Esto es posible cuando trabajamos en liberar nuestra voluntad, liberarla de todos los elementos subjetivos que en nuestro interior cargamos.

Cada defecto de tipo psicológico, cada uno de los demonios rojos de Seth encierra un porcentaje de nuestra voluntad, pero una vez liberada tiene el potencial para realizar la liberación de la consciencia

Muchas gentes nos escriben frecuentemente quejándose de no poseer Iluminación, pidiendo poderes, exigiéndonos claves que les conviertan en Magos, etc., etc., etc., empero nunca se interesan por auto observarse, por auto conocerse, por desintegrar esos agregados psíquicos, esos "Yoes" dentro de los cuales se encuentra enfrascada la Voluntad, la Esencia… Eliminar errores es algo mágico, maravilloso de por sí, que implica rigurosa auto observación psicológica.” SAW

Bibliografía: Conferencia: Moisés, gran mago y alquimista. Libro Psicología Revolucionaria, capítulo La Voluntad. Libro del Éxodo.

Enviado por: Rubén Soto Orozco.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 |
Suscribirme