El Sahú egipcio y los Tres Traidores de Hiram Abiff

El Sol para los egipcios es símbolo de la divinidad, la verdad, la sabiduría. Hotel Real Plaza, S.L.P.

El Sol para los egipcios es símbolo de la divinidad, la verdad, la sabiduría. Hotel Real Plaza, S.L.P.

A través de la historia el hermetismo ha sido transmitido por medio de símbolos; los grandes maestros que han venido a ayudar a la humanidad buscan la forma de entregar la enseñanza, de acuerdo con el nivel del ser del sediento de luz y sabiduría.

Para que el conocimiento no caiga en manos de profanos se utilizan claves herméticas y solo aquel que tenga ojos, vea y aquel que tenga oídos, oiga; solo el preparado podrá leer en donde nada está escrito y extraer el conocimiento oculto.

Antes de proceder con la simbología, recordemos que somos de constitución séptuple: cuerpo físico, vital, de los deseos (astral), mental, causal (embrión de alma humana), conciencia (alma divina) y del ser.

“La máquina humana no tiene cuerpo astral, solo posee cuerpo de los deseos, el astral hay que fabricarlo, de igual manera posee un embrión de alma humana”

Simbolismo del Sahú egipcio:

Es el traje de bodas, que tenemos que fabricar para revestir nuestra alma divina. Actualmente la conciencia o alma divina se encuentra embotellada entre el ego, suspirando melancólica, vestida con harapos lunares, esperando que fabriquemos su Sahú, su traje de boda con nuestro trabajo interior (eliminando el ego de la lujuria, de la pasión, de la fornicación, etc.) trabajando en la fragua encendida de vulcano, trasmutando nuestras energías, cuidando el verbo, etc.

Simbolismo de Hiram Abiff:

(Hiram es el que se encargó de construir el templo de Salomón) Abiff es nuestro íntimo, es Osiris, es el logos solar, la chispa divina particular que está dentro de nosotros mismos; mucho más allá de la personalidad humana, más allá del yo, más allá de la individualidad, “Es nuestro ser”.

Simbolismo de los Tres Traidores:

El libro egipcio de la Morada Oculta nos habla de los tres traidores; los demonios rojos de Set: Apopi, Hai y Nebt.

Apopi es el demonio del deseo: el que asesina a los justos en nombre de la ley y el orden político. En el gnosticismo y en el cristianismo, lo conocemos como el “Judas particular” y se manifiesta en los mortales, cambiamos la oración, la meditación y el trabajo interior, por el licor, la fornicación, el materialismo, la vanidad, etc.).

Hai es el demonio de la mente: el que gobierna los prejuicios y creencias religiosas, el que manda a la muerte a los grandes iniciados. En la gnosis y en el cristianismo lo conocemos como el “Pilatos interior, el que se lava las manos; se refleja en nosotros cuando justificamos nuestros defectos, cuando nos declaramos inocentes, cuando evadimos responsabilidades y buscamos evasivas, etc.).

Nebt es el demonio de la mala voluntad: es la ciencia profana que prohíbe la difusión de las enseñanzas herméticas. Los gnósticos y los cristianos, lo llamamos el “Caifás íntimo”, es el responsable de ordenar la muerte de los iniciados se manifiesta en nosotros, cuando vendemos los sacramentos, al convertir el altar en lecho de placeres, al fornicar, etc.

El animal intelectual equivocadamente llamado “Hombre” está controlado por éstos tres traidores. Juntos los tres, son la raíz de todo dolor, enfermedad, vejez y muerte.

La Divina Comedia de Dante Alighieri divide el infierno en nueve círculos.

El Noveno es el más denso, está gobernado por 864 leyes… “ahí están los traidores”

La estrella de David, (seis puntas) es el sello del templo de Salomón, está formada por dos triángulos entrelazados. El triángulo superior representa a la divina triada: Osiris, Isis y Horus.

El triángulo inferior simboliza a los tres traidores de Hiram Abiff, (los demonios rojos de Seth).

Todos los maestros, todos los iniciados, en todas las culturas de todos los siglos, entre los trabajos que realizaron para alcanzar el grado de iniciados fue la aniquilación de los tres traidores.

Cada ser humano tiene su propio Hiram Abiff particular, con el mismo potencial que los grandes iniciados; para que éste se manifieste en nosotros, es necesario el trabajo interior, la meditación, la aniquilación de los tres traidores, la eliminación de la legión de demonios, la cosecha de virtudes, practicar la sexualidad sagrada.

Columna egipcia. Hotel Real Plaza, S.L.P.

Columna egipcia. Hotel Real Plaza, S.L.P.

Somos piedra en bruto, debemos convertirnos en artesano de sí mismo; debemos trabajar con nuestros propios demonios internos, trasmutando el plomo de la personalidad en el oro del Espíritu… ¿Cómo? decapitando no solo a Apopi, Hai y Nebt, sino a todos sus derivados.

Estimados amigos la auto observación es una de las herramientas clave para descubrir en todo momento, eso que no nos permite avanzar…

Los traidores del Ser llevan mucha ventaja contra nuestra pobre conciencia dormida, y muy fácil somos engañados y traicionados, caemos en un sueño profundo con aquello que es bello y sublime pero que muchas veces esconde el delito, el deseo animal, la mala voluntad etc.

El V.M Samael Aun Weor en su magistral obra titulada Mi Regreso al Tíbet, en el capítulo 15 nos dice lo siguiente: Recordad amado lector que, entre las cadencias milagrosas del verso, también se esconde el delito. De entre esas exquisitas regiones de la concupiscencia que embriaga y enloquece, brotan deliciosos versos infernales como el que a continuación trascribimos a modo de ilustración:

DESEOS

"Yo quisiera salvar esa distancia,

ese abismo fatal que nos divide

y embriagarme de amor con la fragancia

mística y pura que tu ser despide.

"Yo quisiera ser uno de los lazos

Con que decoras tus radiantes sienes,

yo quisiera en el cielo de tus brazos

beber la gloria que en los labios tienes.

Yo quisiera ser agua y que en mis olas,

que en mis olas vinieras a bañarte,

para poder, como lo sueño a solas,

a un mismo tiempo por doquier besarte.

Yo quisiera ser Uno y en tu lecho,

allá en la sombra, con ardor cubrirte,

temblar con los temblores de tu pecho

y morir de placer al comprimirte.

¡Oh, yo quisiera mucho más! quisiera

llevarte en mi como la nube al fuego,

Mas no como la nube en su carrera

para estallar y separarse luego.

Yo quisiera en mí mismo confundirte,

confundirte en mí mismo y entrañarte,

yo quisiera, en perfume convertirte,

Convertirte en perfume y aspirarte.

Aspirarte en un soplo como esencia

y unir a mis latidos tus latidos

y unir a mi existencia tu existencia

y unir a mis sentidos tus sentidos.

Aspirarte en un soplo del ambiente

y ver así sobre mi vida en calma

toda la llamada de tu cuerpo ardiente

y todo el éter del azul de tu alma."

Enviado por: Instructora: Nelly López Villa. Hermosillo, Son.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 |
Suscribirme