Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Libro: Enseñanzas Secretas del Popol Vuh

CAPÍTULO 12.

MUERTE Y RESURRECCIÓN DE LOS GEMELOS

Muerte y Resurrección de los Gemelos Hunahpú e Ixbalanqué. Enseñanzas Secretas del Popol Vuh. Gnosis

Dentro de los libros sagrados, leyendas y mitos de la antigüedad, la muerte adopta diferentes significados; en un momento nos habla de la carencia de valores espirituales en cada uno de nosotros, pero también nos indica el morir para todo lo ilusorio, el terminar con la iniquidad y error en los niveles más profundos de sí mismos.

«Los gemelos no murieron por los tormentos ni por los animales feroces de Xibalbá. Fue entonces que llamaron a los sabios y adivinos Xulú y Pacam para advertirles que sabían de la proximidad de su muerte por fuego, y que cuando los señores de Xibalbá, les preguntaran que si echaban sus huesos a un barranco o los colgaban de los árboles, les dirían que no, pues renacerían. Entonces les preguntarían que si echaban sus huesos al agua, y la respuesta sería que sí, pero antes los molieran en piedra, por separado y que los pusieran en donde brota el río para que se dispersaran en los cerros grandes y pequeños»

Si los que buscamos es la muerte de nuestros defectos psicológicos, necesitamos de aplicar un conjunto de procedimientos que van de la mano y que se complementan el uno con el otro. Se requiere de auto observación psicológica, de dirigir la atención hacia dentro, pero también hace falta la meditación con el fin de ahondar en el funcionamiento de los distintos egos, mas no es todo, hace falta un ingrediente muy importante y ése es el trabajo con el fuego y el agua.

Los Yoes-defectos tienen un inmenso poder sobre nosotros, y se requiere de una fuerza superior para poderlos destruir. Afortunadamente tal fuerza se encuentra en uno y está simbolizada por el fuego de nuestra Madre Divina particular, que puede destruir tales elementos si uno los ha descubierto y estudiado a través de la auto observación psicológica y los ha comprendido a fondo por medio de la meditación.

Mas es importante saber que el máximo poder para que nuestra Madre Divina pueda desintegrar tales defectos se encuentra cuando trabajamos con el agua o energía creadora. Si aprendemos a canalizar, a transmutar tales energías, podremos avanzar en este trabajo significativamente.

«Entonces se hizo una gran hoguera, como un horno y se pusieron gruesos troncos para animarla. Los de Xibalbá enviaron a sus mensajeros para que trajesen a los gemelos y así fueran quemados. Maestro-Mago (Hunahpú)  y Pequeño-Sacerdote-Solar (Ixbalanqué), conociendo ya la proximidad de su muerte se dirigieron prontamente al camino. Los de Xibalbá se querían divertir con ellos, pero los gemelos voluntariamente se pusieron frente a frente, extendieron sus brazos y se lanzaron a la hoguera»

Es bueno en este momento rememorar que Quetzalcóatl hizo una hoguera y se inmoló para más tarde convertirse en Venus, el lucero de la mañana, Hércules hace una pira funeraria en el Monte Eta para incinerarse.

Todo esto es una clara señal del camino a seguir, debemos morir en sí mismos, debe uno pasar por la aniquilación budista y solamente con el fuego sagrado de la Madre Divina interior y en base a la comprensión profunda podrá eliminarse todos los elementos psicológicos indeseables.

«Celebraron todos los de Xibalbá la muerte de los gemelos: “Por fin los hemos vencido” –decían–, se dirigieron con los adivinos y estos les contestaron lo que les habían advertido. Molieron los huesos en piedra y fueron arrojados al río, los restos no fueron muy lejos, asentándose en el fondo del agua, se transformaron en hermosos muchachos y cuando se manifestaron tenían las mismas caras de Maestro-Mago (Hunahpú) y Pequeño-Sacerdote-Solar (Ixbalanqué)»

Es así como el Ave Fénix renace de entre sus propias cenizas, más fuerte, más gloriosa que antes; los gemelos primero se incineran indicando que hay que pasar por la muerte de los Yoes-defectos y luego, cuando echan sus huesos molidos al agua se indica el trabajo con las aguas puras de vida; elementos esenciales para una auténtica transformación radical, ya que los huesos nos señalan la muerte y al echarlos al agua, nos hablan de utilizar la fuerza sexual para combatir los Yoes-defectos.

Complementando todo lo anteriormente dicho, el fuego es el principio eterno masculino y el agua el eterno principio femenino. Si aprendemos a mezclar sabiamente estas fuerzas, dentro del matrimonio, pero sin desperdiciarlas lograremos abrir cualquier puerta, seremos poseedores de la llave que abre todos los imperios.

Este trabajo nos habla de regresar y ser uno con el Ser interior profundo, de recuperar nuestra herencia perdida. El darnos cuenta que el mundo material si bien es algo que forma parte de nosotros, no lo es todo, existe un mundo espiritual por el que debemos luchar por conquistar y esta parte del Popol Vuh nos da el secreto de cómo lograrlo.